Muebles LluesmaMuebles LluesmaMuebles LluesmaMuebles Lluesma

Diseñarte > Zaha Hadid

Zaha Hadid es considerada una de las diseñadoras más vanguardistas por parte de los críticos, aunque mucho de sus proyectos no pueden verse construidos por la complejidad de sus formas pero a pesar de tener poca obra realizada es una arquitecta mundialmente conocida por su talento en varias disciplinas como la pintura, artes graficas, modelos tridimensionales y diseño por computadora. En la arquitectura sus diseños favorecen a las estructuras bajas, que fluyen, apareciendo a menudo un estilo similar al de la escritura árabe, evitando la tradición que tienen otros arquitectos por rascacielos y otro tipo de representaciones. De hecho muchas de las dificultades que se le presentaron para crear un estilo propio se debieron al fuerte rechazo que hay dentro de la industria, hacia el desarrollo de la mujer dentro de esta de profesión y aunque Zaha decía que aunque exista una carencia de modelos femeninos ella no estaría conforme con los precedentes que la envolvían. A sus 58 años cuenta con una larga trayectoria en aspectos tanto de arquitectura como de investigación, siendo ganadora de múltiples premios. Ha podido presentar sus creaciones internacionalmente e incrementado así su fama como diseñadora de un estilo innovador que explora una gran variedad de tipologías que van desde los museos hasta terminales de transporte Zaha Hadid nació en Bagdad, Iraq en 1950. Dentro de un ambiente liberal, su familia le permitió explorar nuevos caminos descubriendo nuevas cosas y creando un pensamiento critico. Su padre, desempeñó un papel importante en su desarrollo creativo, ya que la expuso a diversas culturas pero siempre le mencionaba la importancia de su herencia. La educación elemental de Zaha se dio entre Inglaterra y Suiza, atendió a una escuela con muchachas cristianas, judías, musulmanas e islámicas. Esta es la primera indicación de la marginalidad en su vida. Ella se sentía distanciada de su herencia musulmana en la escuela debido a su estilo educativo cristiano. Esta disensión entre las influencias árabes y occidentales ocurrió de nuevo mientras que ella desarrollaba su estilo arquitectónico. Zaha primero persiguió otros intereses antes de atender a la escuela de la arquitectura. Antes de aspirar a una educación que demandara más de su creatividad, estudió y recibió su título en matemáticas en la Universidad Americana de Beirut en 1968. El campo de las matemáticas modernas y del lazo entre la filosofía, la física y la matemática la intereso abreviadamente antes del estudio de la arquitectura. La Escuela de Arquitectura en Londres produjo algunos de los diseñadores más destacados de esta profesión. La educación se enmarcaba con un estilo propio enfatizando en programas, materiales y estructuras sociales innovadoras. La disposición de la escuela incluye a un grupo de profesores particulares que desarrollan lazos cercanos con sus estudiantes. Es aquí donde Zaha Hadid empieza a desenvolverse dentro de un ambiente de arquitectura entre los años 1972 y 1977, donde se graduó con honores. Después de completar sus estudios, Zaha se unió a la OMA (Office for Metropolitan Architecture), donde trabajo con uno de sus principales tutores, Rem Koolhaas. Empieza sus trabajos independientes en 1979 con el diseño de un departamento en Eaton, Londres, que le fue reconocido dentro de la sus mas importantes trabajos de arquitectura de 1982. Otros de sus destacados proyectos incluyen diseños de muebles de interiores y el diseño de varios edificios en Japón. Desde entonces, ha dirigido la cátedra Kenzo Tange, en la Graduate School of Design de Harvard University y la Cátedra Sullivan en la School of Architecture de la Univeristy of Chicago. También ha sido profesora a la Hoschule für Bildende Künste de Hamburgo, la Knoltton School of Architecture en Ohio y ha dirigido cursos de master en la Columbia University de Nueva York. Cabe recalcar que Cuado Zaha Hadid comienza su formación como arquitecta en Londres, en el resto del mundo pasaban diferentes situaciones tanto políticas, sociales y económicas. En general Zaha vive sus años de formación entre problemas de crisis de la energía, aumento del terrorismo y los paros, democracia, dictaduras, hambre, guerra. También pasa por medio se de grandes avances médicos como el marcapasos cardíaco y los niños invitro. Por otra parte se da la invasión de aparatos electrónicos desde el Japón y oriente tales como radios, televisores, walkman, grabadoras, relojes y computadoras, donde estas ultimas salen al mercado se haciéndose populares en el hogar y son preludio de la PC de los 80. Al mismo tiempo aparece el avión Concorde y el consumismo es apoyado por la creación de las tarjetas de crédito que inician su reinado financiero y proliferan como medio de pago de uso común. Todo esto marca el camino de la famosa arquitecta para seguir su postura de diseño siempre apoyando las líneas de su herencia junto con los avances tecnológicos disponibles y siempre luchando contra el brutalismo que se impartía en Londres en los años 70´s, eventos que definitivamente forman un parteaguas para lo que sería su carrera en el futuro. En sus trabajos se destacan desde muy temprano líneas que enmarcan el constructivismo ruso pues su acercamiento hacia la arquitectura se debió su peculiar interés a la profunda transformación que desarrollaron las pinturas abstractas rusas durante la revolución de Bolchevique. El suprematismo ruso concibe espacios enigmáticos con formas abstractas que poseen dinamismo y fuerza. Este concepto es el aplicado por Zaha creando formas tridimensionales que nacen de las bases de los conceptos rusos, sin embargo, son en los trabajos recientes donde emerge el desarrollo de su estilo personal. En 2002, dirigió la cátedra Eero Saarinen en la Yale University y fue escogida miembro honoraria de la Americana Academy of Arts and Letters y miembro del American Institute of Architecture. A pesar de ser más conocida por sus obras construidas (como la estación de bomberos Vitra o el estacionamiento y la estación de tranvía en Estrasburgo), sus intereses también la llevan a comprometerse con la educación y la investigación. Ha participado en la colaboración de proyectos tanto a nivel museísticos como edificios en Bad Deutsch Altenburg, Austria, Madrid (Prado, Reina Sofia, Palacio Real), The Victoria & Albert Museum´s Boilerhouse Gallery, London and a Museum of Islamic Arts in Doha, Qatar, salas de conciertos para Copenhague y Luxemburgo y teatros como Hackney Empire en Londres, el Palacio de la Opera de la Bahia de Cardiff, y la expansion del Museo V&A en 1996. Diseñó también hoteles y edificios verticales como el Kurfürstendamm 70, la Vivienda IBA, el Azabu-Jyuban, un hotel en Abu Dhabi, el Spittalmarkt, y el hotel de la Calle 42, la Terminal del Ferry en Salerno (Italia) y el Contemporany Arts Centre en Cincinnati (Estados Unidos). Las obras construidas de Zaha Hadid le han concedido prestigio internacional. Sus proyectos más conocidos incluyen la estación de bomberos Vitra (1993); la zona LF en Weil am Rhein, Alemania (1999); el bloque de viviendas IBA-Block 2 en Berlín (1993); la zona de la mente en el Millennium Dome de Londres (1999); el estacionamiento y la estación en Estrasburgo (2001); y el trampolín de salto de esquí en Bergisel, Innsbruck (2002). También ha diseñado muebles y proyectos de interiorismo: Bitar, Londres (1985); Restaurante Moonsoon, Sapporo (1990) y los muebles Z-Scape manufacturados por Sawaya y Moroni (2001). Sus proyectos temporales incluyen: Folly en Osaka (1990); un pabellón en Groningen (1990); un pabellón para Blueprint Magazine en Interbuild, Birmingham (1995); un escenario para Charleroi Danses’ production of Metapolis (1999); un escenario para el Pet Shop Boys’ World Tour (1999/2000); y el pabellón de verano para la Serpentine Gallery. Su obra se ha publicado extensamente en prensa y también en volúmenes monográficos: Planetary Architecture Two (no.11, 1983); GA Architect: Zaha Hadid (no.5, AA files, estiu,1986, Tokyo); Zaha Hadid 1983-1991, El Croquis ( no.52, Dic, 1991,Madrid); Zaha Hadid 1992-1995, El Croquis (no. 73, Set, 1995, Madrid); El Croquis 1996-2001 (no. 103, 2001, Madrid); Zaha Hadid: The Complete Buildings and Projects (Thames & Hudson, Londres, 1998); Zaha Hadid LF one (Landscape Formation one) in Weil am Rhein (Birkhäuser, 1999); Architecture of Zaha Hadid in photographs by Helene Binet (Lars Muller publishing, 2000); A+U Architecture and Design (no. 374, 2001, Japón); Casabella (no. 693, 2001, Italia); GA Document (nos. 65 i 66. 2001, Japón); New York Times, Junio 2002; Financial Times, Junio 2002; The Independent, Junio 2002; Time Magazine, Octubre 2002. El trabajo de Zaha Hadid es ya reconocido internacionalmente consiguiendo un gran prestigio y siempre se caracteriza por mantener una postura vanguardista. El trabajo de Zaha Hadid se ha mostrado a nivel internacional, destacando claramente un estilo personal que la lleva a desarrollar proyectos majestuosos como lo son las exposiciones del Museo Guggenheim, New York (1978), Ga Gallery, Tokio (1985), el Museo de Arte Moderno en New York (1988), entre otros. El trabajo de Hadid forma parte de la colección permanente de varias instituciones tales como el Museo de Arte Moderno en New York, y el Museo de Deutsches en Francfort. Uno de los grandes reconocimientos que se le han hecho fue en 1983 cuando gano el primer lugar para el diseño del Club Máximo de Hong Kong. El proyecto consistía en diseñar las áreas de deportes de varios niveles. Su diseño consistió en un rascacielos horizontal. El proyecto nunca fue construido debido a razones logísticas con la vuelta de Hong Kong a China. Este acontecimiento retrato una imagen de Hadid como arquitecto de papel. Sus pinturas son mal entendidas en gran parte por la gente que piensan que deben ser tomadas literalmente. No representan una representación, sino un concepto de un volumen o el espacio y se asemejan a collages en los storyboards y las perspectivas. También utiliza color pues es un método de resolver los esquemas en los que mucha gente asume serán los colores aplicados a la superficie o a los suelos de la pared. Algunos críticos dicen lo mejor de Zaha es la representación arquitectónica de sus propuestas sobre el papel. Sus bocetos no se disponen de la forma habitual, sino que se despliegan con un código visual propio que presenta objetos plásticos en disposiciones reversibles y cambiantes. Esta obra gráfica es tan admirada como polémica ya que mucha gente confunde sus dibujos que muestran las numerosas y diferentes imágenes del proceso de diseño, con la totalidad del edificio. Entre los nuevos proyectos de Hadid está el Plan Maestro de la ciudad de Bilbao, una nueva estación para trenes de alta velocidad en Nápoles o el conjunto de Biblioteca, Archivo Público y Centro Deportivo para la ciudad de Montpellier, en Francia. Zaha Hadid desde pequeña tenía muy claro que quería dedicarse a la arquitectura, le gustaba organizar los espacios y aunque no había antecedentes familiares en este sentido, sus padres estaban muy interesados en diseño. El haber tenido la oportunidad de viajar a Londres, reitero en ella su inquietud por estudiar arquitectura y buscar su propio estilo. A lo largo de su carrera se ha encontrado con muchos obstáculos, entre otras cosas la dificultad para construir sus proyectos debido a sus formas pero asegura que el poder construir sus proyectos no ha cambiado esencialmente su manera de entender la arquitectura, pues aunque su despacho, su organización y su vida si lo han hecho, sus ambiciones y la manera en que entiende la arquitectura siguen igual. Cree que construir es poner a prueba que funciona y que no, donde las cosas más sencillas y los trabajos invisibles son fundamentales, los tipos de contratos y los cálculos económicos son tan importantes como los ingenieros en quienes confía para sus proyectos y cuidar todo eso es tan importante para ella como pensar y dibujar bien el proyecto. Todo esto es para ella la lección que da construir la arquitectura, pues antes pensaba que quien corre riesgos sobre el papel pero no traduce esas ideas cuando construye edificios era esquizofrénico, pero ahora cree que es perezoso ya que cuesta mucho esfuerzo afrontar cada proyecto como un nuevo territorio y cuesta más hacerlo cuando ya tiene un repertorio de ideas y soluciones que han pasado todo tipo de pruebas. Las obras de Oscar Niemeyer han sido una influencia para su trabajo y dice que si se mezclan diferentes movimientos artísticos se puede crear una arquitectura muy interesante y original donde las influencias recibidas son como un compuesto del pasado y del presente a la vez. Cuando inició su carrera profesional a principios de los años 70, fue auxiliando a Rem Koolhaas y a Elia Zenghelis en la Office for Metropolitan Architecture (OMA). Después de haber ganado el premio Prizker no tiene un minuto de respiro para terminar todo lo que está llevando a cabo. Ha ganado popularidad de la mano de una camada de brillantes arquitectos deconstructivistas y como ellos en vez de sólo uno ha empleado todos los 360 grados para enfrentarse a la complejidad del mundo y ha declarado su desamor por el ángulo recto. Frank Gehry ha declaradó que Zaha Hadid es una de las personas más jóvenes que ha recibido el Pritzker, y cuenta con una de las trayectorias profesionales más claras. Desde el principio su trabajo resultaba extraño y cuando empezó a realizarlo (hace más de veinticinco años), no se hablaba de deconstructivismo y nadie había visto algo como lo que yo hacía y todavía hace; todo eso hacía que sus diseños pareciesen algo irreal y la gente le costaba creer que todo aquello se pudiese construir. El hecho de que fuera mujer y encima extranjera hacía su trabajo más raro y piensa que todo era un problema y muchas veces todavía cree que lo es. Zaha Hadid es una arquitecta que permanentemente fuerza las fronteras de la arquitectura y el urbanismo. Su trabajo experimenta con la calidad espacial, extendiendo e intensificando los paisajes existentes con el alcance de una estética visionaria que revoluciona todos los campos del diseño, desde los pequeños objetos, pasando por el diseño de muebles, hasta actuaciones de escala urbana. Ella se ha pasado media vida tratando de demostrar que las cosas podían hacerse de otra manera. Siempre independiente y cosmopolita pero nunca ha tenido el camino fácil, pues su ahora internacional se corresponde con su ambición, pero apenas con tiene pocos edificios que, en veinticinco años, ha logrado construir. Sabe que no es completamente aceptada y su arquitectura se caracteriza por una fuerte propuesta, para lograrlo cree que es muy importante construir los proyectos teóricos e ideológicos pues de ese modo se trasciende la idea de hacer estructuras interesantes para lograr verdaderas estrategias construidas. Su arquitectura esta basada en la formulación de un nuevo orden, es expresión de una fuerza liberadora de todos los códigos existentes y la representación arquitectónica de sus propuestas sobre el papel no es la habitual sino que se despliegan como aplicación de un código visual propio y que presenta objetos plásticos en situación de disponibilidad, disposiciones reversibles y cambiantes. Su gráfica ha sido por demás polémica ya que muchos confundieron sus dibujos que mostraban las numerosas y diferentes imágenes del proceso de diseño con la totalidad del edificio en su condición de tal. Su obra está en una incesante recreación y movimiento. La arquitectura deconstructiva es su estilo y considera tener un sistema de pensar y un orden racional muy a su manera; el de constructivismo y el estructuralismo se basan en teorías racionalistas; ella cree pertenecer a una tradición distinta, emocional e intuitiva, que no significa que sea instintiva. Los proyectos de museos en Roma y Cincinnati, el concurso de la Opera de Cardiff y sus diseños de interiores han situado a Zaha Hadid entre las estrellas de la arquitectura actual.